60 Años de la “Revolución Cubana”.

Publicado: 01 ene 2019
Comentarios: 0

Tras la victoria del Che Guevara en Santa Clara y la entrada de Fidel Castro a Santiago de Cuba, el triunfo de los rebeldes era inminente. Pero la fuga de Fulgencio Batista en la madrugada del 1 de enero de 1959, lejos de allanar el camino, creó un clima de rechazo y confusión por el anuncio de una nueva Junta Militar al mando.

El triunfo de la revolución cubana, ocurre cinco años, cinco meses y cinco días después del asalto al Cuartel Moncada de 1953.

Fue a partir de la derrota del Moncada que comenzó en Cuba un proceso de enfrentamiento a la dictadura de Batista, establecida en el poder desde el 10 de marzo de 1952.

En siete años cerca de 20.000 cubanos perdieron la vida en una lucha contra el Gobierno que siempre contó con el respaldado de Estados Unidos y de otras dictaduras de la región como Rafael Leonidas Trujillo, en República Dominicana.Pero con la victoria del Che Guevara en Santa Clara el 31 de diciembre y la entrada de Castro a Santiago de Cuba, el triunfo era inminente. Batista huyó de Cuba en la madrugada del 1 de enero de 1959, en un avión rumbo a Santo Domingo.

Una junta militar al mando del general Eulogio Cantillo gobernaría la Isla y los rumores de un golpe militar en La Habana alcanzaron a los rebeldes, quienes se negaron a aceptar esta nueva situación.

Pedro Martínez, subdirector general de Radio Habana Cuba contó  cómo este día fue decisivo para el destino de Cuba.

“Desde antes del triunfo se hicieron muchas maniobras para impedir que las fuerzas del 26 de julio, encabezadas por Fidel Castro, pudieran entrar a la ciudad de Santiago de Cuba y dentro de la burguesía estuvieron maquinando varias opciones: se hicieron movimientos dentro del Ejército y hasta se convocaron a algunas figuras de la sociedad civil”, contó Martínez.

Desde la emisora Radio Rebelde se alertó al pueblo: “La opinión pública no debe confundirse. Nuestros dirigentes no han hecho otra declaración que la que estamos haciendo por Radio Rebelde. No es cierto que nuestro máximo jefe Fidel Castro Ruz y el Presidente Provisional de la República reconocido por la Revolución, Dr. Manuel Urrutia Lleó, estén camino de La Habana”, desmintieron.Unos minutos más tarde, Castro pronunció una alocución histórica desde Santiago de Cuba, donde leyó un comunicado con instrucciones para todos los comandantes del Ejército Rebelde y el pueblo.

“Al parecer se ha producido un golpe de Estado en la capital (…) Las condiciones en que ese golpe se produjo son ignoradas por el Ejército Rebelde”, precisó en su discurso.

Castro también convocó a una huelga general con la consigna “Revolución, Sí; golpe militar, No”, y ordenó a sus comandantes Che Guevara y Camilo Cienfuegos continuar el avance hacia La Habana y tomar las posiciones claves de la capital.

Según contó Martínez, “este llamado fue la acción final para dar una respuesta contundente a las maniobras militares que pretendían impedir que los rebeldes asumieran el poder”.
“No había dudas de que la dictadura había colapsado, los propios militares se estaban rindiendo en masa”, aseguró el directivo.”También con mucha inteligencia, Fidel hizo un recorrido desde Santiago hasta La Habana, a donde llegó el 8 de enero de 1959 luego de transitar por las provincias que permanecían en huelga. Esto quiere decir que estaba consolidado el triunfo de los rebeldes”, destacó.

Había triunfado en Cuba, la primera revolución de América Latina que abrió paso a nuevos procesos sociales en la región y movimientos de izquierda.

La huelga general en La Habana se transformó en un multitudinario recibimiento a Fidel Castro y a los rebeldes que le acompañaban, dando inicio a una nueva etapa para Cuba y el mundo.

 

En seis décadas, Cuba ha sorteado un tenso trato con Estados Unidos.

Rompieron relaciones diplomáticas el 17 de agosto de 1960; la invasión de Bahía de Cochinos por 1.400 anticastristas financiados por la CIA del 15 al 19 de abril de 1961; el embargo comercial de Washington de febrero de 1962 a la fecha; la Crisis de los Misiles del 14 al 28 de octubre ese mismo año; la muerte del Che el 9 de octubre de 1967; el Periodo Especial anunciado el 29 de agosto de 1999, hasta la designación de Raúl Castro como presidente el 30 de julio de 2006 y finalmente la muerte de Fidel Castro, el 25 de noviembre de 2016.

Actualmente, Cuba tiene un presidente sin apellido Castro: Miguel Díaz-Canel, de 58 años, quien insiste en que somos continuidad, y el jueves tuiteó: la revolución cubana es invencible.

La nueva Constitución cubana, llevada a referendo el 24 de febrero, ratifica el comunismo como meta social, pero reconoce el papel del mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera, y asegura que Cuba jamás retornará al capitalismo.

El Partido Comunista (PCC) sigue siendo único pero la sociedad va cambiando. Con reformas económicas en marcha y una generación nueva al mando, se abre un nuevo ciclo y Raúl Castro, al timón del PCC hasta 2021, ya ha anunciado que Díaz-Canel lo sucederá en ese puesto.

Díaz-Canel ha reiterado que la batalla más importante es la economía, atascada hace años en un crecimiento que apenas supera uno por ciento.

Rusia y China se vuelven a alistar como aliados de Cuba, mientras Estados Unidos, tras el deshielo del ex presidente Barack Obama, ha regresado a la hostilidad con su sucesor, Donald Trump, y no se vislumbran cambios antes de 2020.