Alejandro Otero, Economista, en Comunas un Desafío.

Publicado: 20 ago 2019
Comentarios: 0
Para conocer un poco sus opiniones políticas y económicas tras las PASO y  la semana posterior con múltiples vaivenes, invitamos a nuestros estudios de la AM 690 K24 a nuestro amigo y compañero Alejandro Otero, economista,  profesor de la Universidad de Moreno en la carrera de Contador y referente a nivel nacional del Frente Grande.
Aqui transcribimos algunas de sus definiciones:
 “El tema es complejo, recordemos que en 2015 lo que la gente votó no es lo que después Macri realizó; hay diferencias muy grandes, la mayor parte de las promesas de campaña que son las que la gente apoyó fueron absolutamente incumplidas <no nos vamos a endeudar más, pobreza cero, ningún trabajador va a pagar más el impuesto a las ganancias>  y puedo seguir un largo rato de promesas incumplidas, aquello que el pueblo votó en en aquel momento y que creyó que encarnaba el macrismo sigue siendo el deseo de la mayoría de los argentinos y esto es lo que se manifestó me parece el domingo pasado con un saludable baño de realidad”
“Contra toda evidencia eso tiene un límite y el pueblo tiene esa sabiduría, que como bien decía aquel querido general en algún momento se impone y la única verdad termina siendo la realidad y esto es lo que se mostró en las urnas el domingo pasado, una contundente voluntad de vocación política de viraje de rumbo, de tener claro que por este camino vamos hacia un desastre aún mayor que el que vivimos y que  se impone cambiar y retornar desde la senda del crecimiento, del bienestar, del consumo y una esperanza para la mayoría que supere esta instancia de sufrimiento, así que muy contento y creo que las urnas dieron un veredicto que no puede ser negado por más Carrió suba a los escenarios”, añadió.
Señaló, “el domingo la unidad fue la clave del triunfo y me parece que Alberto expresó claramente aquello que sin Cristina no se puede, y solo con Cristina no alcanza y en el Frente de Todos estábamos todos, volvimos a estar todos los que simpre estuvimos y me parece que eso fue una de las claves importantes de la victora del domingo que fue  parte de los errores del adversario y parte de los aciertos de los ganadores, me parece que se combinaron y bueno acá estamos entonces.”
 
“Históricamente hay un sector de la Argentina al cual le interesa despolitizar, es un sector poderoso que teme que la política amenace esos privilegios y lo sabe, lo ha vivido a lo largo de la historia, momentos donde el movimiento popular ha logrado avanzar en términos de derechos y en general esos derechos implican para estos sectores alguna pérdida de algún nivel de privilegios;  nunca amenazan su contiunuidad histórica porque no se trata de eso sino que pierden alguna parte de sus privilegios en favor del bienestar de la mayoría como sucede en cualquier país democrático del mundo y así la historia debe ser porque la democracia tiende a la igualdad y al bienestar de la mayoría sino carece de sentido, así que a ese sector le interesa siempre despolitizar porque le teme a la política; a veces logra por períodos prolongados de tiempo convencer a las mayorías de que la política es mala, de que la política es corrupta, de que la política es ineficiente y que el instrumento esencial de la política que es el Estado es perjudicial, es distorcivo y entonces hay sectores medios e incluso buena parte de los sectores populares que <compran> este discurso hasta que recuerdan que el único vehículo que tienen los sectores populares para mejorar en la historia en la Argentina, en la China, en Europa, es la política; el mercado no es para los sectores populares, el mercado es para los sectores acomodados, el mercado justamente a los sectores populares tiende a mantenerlos en una situación que no es de bienestar; para que haya bienestar hace falta la política y el Estado.” sintetizó.
 
Agregó, “con respecto al tema económico, la situación es preocupante, nadie puede tener ni certeza ni tranqulidad absoluta respecto de lo  que va a pasar porque el gobierno esta jugando con fuego, porque veamos para entender, digo dos o tres cosas del viernes previo a las elecciones.
Hubo una movida absolutamente irresponsable y escándalosa en los mercados financieros generando una suba artificial de títulos y acciones para dar una imagen o una idea de bienestar que pudiera producirse en las urnas, el gobierno venía vendiendo alrededor de 800 millones de dólares para sostener también artificialmente el tipo de cambio y eso el lunes después del resultado se paró absolutamente, el gobierno no reacciona, deja correr, (no me consta lo que Redrado denuncia) pero era previsible una decisión política de generar inacción, de modo que se dieran las condiciones que luego le permitirían manifestar lo que brutalmente manifestó por la tarde el Presidente, o sea generar la tormenta a la mañana para acusar ya no al pasado de lo que estaba sucediendo sino al futuro; se pasó de cuestionar o de imputar a la herencia de los males que vivían los argentinos a imputar al futuro deslindando toda responsabilidad. No fue de ninguna manera mala praxis, no fueron reflejos tardíos, no fue Maradona poniendo a Otamendi de 4 en la selección, fue absolutamente deliberado para crear una situación artificial asi como el viernes ¡pum para arriba! (situación artificial para tratar de aprovecharla en las urnas), salió mal; el lunes a la mañana ¡pum para abajo! para aprovechar electoralmente en la recomposición que el gobierno busca de cara a lo que parece muy difícil recomponer hacia octubre.”
 
“Los anuncios que hizo no son ni siquiera paliativos, son puro <piripipi> no tienen efectos prácticos ninguno; el refinanciamiento para las pymes puede tener algún beneficio concreto pero todavía hay que ver, hay que ver las tasas, si van a poder refinanciar, pero muchas otras están embargadas, hay que ver la letra chica, pero en general esas medidas no tienen desahogo, el problema no está ahí, el problema está en otro lado a partir de la liberalización absoluta que tenemos de los mercados financieros.”, cuestionó.
 
 
Puntualiza, “las reservas disminuyen porque el gobierno sigue rifándolas y dejando que la plata fugue, rifa reservas para tratar de sostener el tipo de cambio, no lo consigue, es el peor de los mundos, no estabiliza el tipo de cambio y a su vez pierde las reservas y por otro lado esas reservas que vende, así como entran en el bolsillo de los particulares, fugan sin generar ningún impacto positivo en la economía; pero por otro lado los exportadores argentinos han tenido cosecha récord y han liquidado menos divisas que el año pasado cuando hubo sequía…los dólares están en manos de estos señores…ahora esto es corrupción, eso es delito, eso es ilegal: ¡NO!, porque este gobierno les dió 10 años para que liquiden y esto no está mal desde el punto de vista legal, ahora desde el punto de vista político y de política económica en este contexto es un disparate porque se están necesitando los dólares.”
 
 
 
 
“Creo que si el gobierno en este contexto genera una medida como un <nuevo cepo>  que afecte a los minoristas va a provocar una corrida que empeore la situación. Una cosa es provocar medidas hacia los grandes es decir, que vos entablezcas que no podes comprar más de tantos millones de dólares que eso no afecta ni a <doña Rosa ni a don José> o que vos no podes sacar tantos millones de dólares o que vos no dejas que los bancos hagan cierto tipo de operaciones, ese tipo de restricciones que son razonables y otra cosa es que vos le toques la posibilidad de entrar o salir en el dólar al chiquitaje digamos, al minorista, cualquier medida destinada al minorista o que impacte sobre el minorista provoca el pánico, la corrida y ahí no hay números que aguanten, porque efectivamente la situación financiera en Argentina, es frágil, eso no es accidental eso fue deliberadamente generado a lo largo de muchos años por este gobierno y así la situación de fragilidad está y no hay que joder con eso.”, sentenció.
 
 
 
Para redondear la charla opina de las elecciones en la CABA, “estamos de cara a la posibilidad de balotaje en la Ciudad de Buenos Aires, creo que la elección que hicimos fue muy buena y la elección de Rodriguez Larreta fue muy mala, más allá que es contundente el porcentaje, no esperaban sacar menos del 50 por ciento y han estado muy por debajo de eso, es decir que el escenario de balotaje es un escenario realista y como sabemos en ese escenario no sobra nadie, hacen falta todos y me parece que en ese sentido Matías Lammens expresa una posibilidad de ampliar el campo popular, de ampliar el frente electoral, de ampliar la coalición para que gane y pueda gobernar la ciudad como hace tiempo no tenemos en Buenos Aires.”