Bares en los parques: el estado al servicio de los privados

El PRO y UNEN sancionaron en la Legislatura porteña la ley que pretende instalar bares en los parques de la Ciudad de Buenos Aires en medio de una sesión que terminó en escándalo cuando los vecinos que resistían la iniciativa fueron agredidos por un grupo de personas sindicados como “barrabravas”.

La ley, de autoría del legislador José Luis Acevedo fue aprobada con 36 votos positivos del PRO y de UNEN, en tanto que el interbloque kirchnerista y la izquierda rechazaron la propuesta que contempla la colocación de “áreas de servicios” en aquellos parques y plazas porteñas que tengan más de 50.000 metros cuadrados. Entre los que se destacan el Parque Indoamericano, el Parque Roca, el Parque Saavedra, el Parque Centenario y el Parque Sarmiento, Tres de Febrero y Avellaneda.

La medida era resistida por la Red Interparques y Plazas, conformada por distintas asambleas barriales y organizaciones sociales -quienes estuvieron presentes en el recinto durante el debate- al considerar que “se trata de una reducción de espacios verdes”.

Asimismo, la diputada Claudia Neira fundamentó el rechazo del Frente para la Victoria a la ley en que “no podemos avalar un proyecto donde el privado sea el vertebrador del espacio público”.
“Acá no se trata de discutir si está bien o no poner un bar, acá debatimos la concepción de espacio público que pretende motorizar el Gobierno de la Ciudad que pone al Estado al servicio de los concesionarios privados”, puntualizó.

bares-en-Plazas-La norma establece que se podrá otorgar permisos a privados para la venta de “emparedados, golosinas, productos de confitería u otros alimentos, envasados en origen y que provengan de fábricas autorizadas, bebidas sin alcohol envasadas e infusiones de café, té, yerba mate, leche, jugos exprimidos y licuados”.

Asimismo, impide la comercialización de bebidas alcohólicas y cigarrillos o bien se instalen carteles o se construyan instalaciones para cocción de alimentos mediante el uso de leña o carbón; en tanto que condiciona la  continuidad del permiso de concesión a que se adicionen servicios como “sanitarios accesibles de uso público, estacionamiento de bicicletas, conexión a internet gratuita y biblioteca”.

El 30% de los permisos de uso a otorgar deberán ser destinados a Organizaciones No Gubernamentales y/o Entidades de Bien Público sin fines de lucro que estén destinadas a la atención y/o ayuda, en forma directa o indirecta, de las personas con discapacidad, Asociaciones Civiles sin fines de lucro, Cooperativas y Fundaciones, que cuenten con domicilio legal en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, según argumentos legislativos.

Tendrá que destinar a su vez una porción del área para el emplazamiento de una biblioteca, que será administrada por la Dirección General del Libro y Promoción de la Lectura, y, también, para garantizar la rotación de músicos y artistas callejeros quiénes “percibirán como contraprestación económica exclusivamente lo recaudado bajo el formato denominado ‘a la gorra’”. Serán cincometros cuadrados aparte de los 130 para el bar y las sillas.

La sesión de la Legislatura, no obstante, registró momentos de tensión que tuvieron su punto máximo cuando se iba a votar el proyecto de Acevedo ya que los vecinos que cuestionaban la iniciativa comenzaron a gritar a los diputados para que no acompañen la propuesta mientras mostraban carteles con mensajes de protesta.

Una vez efectuada la votación, el vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo, levantó la sesión ante la falta de temas a tratar, y los vecinos fueron agredidos por un grupo de personas que rompieron las pancartas y los empujaron para que salieran del recinto.

“Nos arrancaron los carteles gente que no conocemos, identificadas con banderas de Boca, barrabravas a los que nos tiene acostumbrados el jefe de Gobierno” Mauricio Macri, denunció uno de los vecinos.

Juliana Giménez, vecina de Parque Centenario y miembro de la Red, señaló que la ley “es anticonstitucional porque la Carta Magna de la Ciudad dice que los espacios verdes deben incrementarse, no disminuirse”.

Noticias relacionadas