Derrocamiento y Asesinato de Salvador Allende.

Publicado: 11 sep 2018
Comentarios: 0

Al cumplirse 45 años del golpe de Estado que derrocó a Salvador Allende e instauró la dictadura de Pinochet el 11 de setiembre de 1973, las heridas siguen abiertas en Chile.

La dictadura pinochetista dejó, según cifras oficiales, unos 3200 muertos (de ellos, casi 1200 siguen desaparecidos), 33.000 torturados y encarcelados, y cientos de miles de exiliados.

El 8 de septiembre de 1973, solo tres días antes del golpe que derrocaría a Salvador Allende, el agente de CIA en la embajada de Estados Unidos en Chile, despachó un mensaje urgente. El cable reservado iba dirigido a la Dirección de Operaciones, especializada en “actividades encubiertas” y anticipaba el plan que iniciaría la dictadura de Augusto Pinochet. El documento llegó a manos de Henry Kissinger, que en la Casa Blanca exclamó: “¿Así que va a haber un golpe en Chile?”.   La operación contra el gobierno socialista se denominó Proyecto Fubelt, nombre clave de las operaciones encubiertas norteamericanas que conjuga dos palabras: “Fu” (así llamaba la CIA a Chile) y “belt” (cinturón, en inglés).
A pesar de la inmensa cantidad de pruebas que demuestran la responsabilidad de Washington en el golpe que más impactó en la Guerra Fría interamericana, el gobierno de Estados Unidos no ha realizado ninguna autocrítica por el derrocamiento que produjo más de tres mil muertos en Chile. A 45 años de esa tragedia y con Donald Trump en la Casa Blanca, ninguna mención se ha realizado en Estados Unidos sobre Allende y el 11 de septiembre de América Latina.
Salvador Allende fue el primer político marxista en acceder al poder mediante elecciones generales en un Estado de derecho.
Su mandato, sin embargo, se desarrolló en medio de una dura crisis económica marcada por una fuerte convulsión social muchas veces generadas por las “fuerzas de derecha” y su complemento oligárquico-eclesial-militar que culminó con el alzamiento de las fuerzas militares y el derrocamiento de Allende, quien fue asesinado en la “Moneda” el mismo día 11 de setiembre.
En el marco de la conmemoración del 45 aniversario del golpe militar, la izquierda chilena pidió “fin a la impunidad, fin a la injusticia y reparación”.
Concretamente, el izquierdista Frente Amplio (FA) de Chile exigió el cierre de la prisión de Punta Peuco, en la que cumplen sus condenas los represores de la dictadura de Augusto Pinochet, después de que la Corte Suprema otorgara la libertad condicional a siete de ellos en las últimas semanas.