Polo Educativo de Mataderos, Primera Etapa.

Publicado: 07 mar 2019
Comentarios: 0

Aunque la Ciudad de Buenos Aires mostró una amplia adhesión en el paro docente lanzado por Ctera, el Jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodríguez Larreta dio por iniciado el ciclo lectivo este miércoles 6 de marzo.

Lo hizo en una “nueva escuela técnica” inaugurada dentro de lo que será el “Polo Educativo” del barrio de Mataderos.

Recorrieron la escuela Técnica Nº 20 D.E. 20 del Polo Educativo Mataderos junto a la ministra de Educación e Innovación, Soledad Acuña.

Horacio Rodríguez Larreta anunció que esta secundaria recibirá a 450 alumnos en el inicio de clases.

Esta escuela con especialización en imagen, sonido e industrias de las TIC cuenta con 30 aulas y 7.246 metros cuadrados de superficie.

En tanto, el Polo Educativo Mataderos va a disponer de un total de 20.000 metros cuadrados para ayudar a la integración de más de 1.500 estudiantes.

Este espacio educativo en la zona sur de la Ciudad contará cuando se termine con tres edificios: uno para cada nivel escolar (Inicial, Primaria y Secundaria), un playón polideportivo y un anexo a la escuela técnica donde va a funcionar un Centro de Formación Profesional y un Instituto de Formación Técnica Superior.

El Jardín de Infantes Integral Nº 09 D.E. 20 va a contar con seis aulas (una sala de 3 años, dos salas de 4 años y tres salas 5 años) y vacantes para 185 alumnos en 868 metros cuadrados de superficie cubierta.

La Escuela Primaria N° 23 D.E. 20 va a disponer de 14 aulas, 350 vacantes y una superficie cubierta de 2.498 metros cuadrados.

El Centro de Formación Profesional va a brindar formación en área de programación, mientras que el Instituto de Formación Técnica Superior va a ofrecer la tecnicatura en análisis de sistemas.

En el playón polideportivo habrá vestuarios y un lugar abierto para practicar básquet, futsal y vóley.

 

Este centro de educación es un viejo anhelo de los vecinos de la zona (Comuna 9) y aledaños que vienen luchando y reclamando desde hace casi 15 años.

Luego de estar detenidas sus obras durante mucho tiempo, el Gobierno Porteño decidió por fin darle curso a este reclamo barrial y en los últimos dos años se dedicaron a encarar su terminación.