Volvió Raquel Papalardo al Colegio Mariano Acosta.

Publicado: 02 ago 2017
Comentarios: 0

Junto a toda la comunidad educativa y frente a un escribano público, Raquel Papalardo retomó hoy sus tareas habituales como Rectora de la Escuela Normal Mariano Acosta de la calle Urquiza al 277 del barrio de Balvanera en la Comuna 3.

Esta ejemplar docente con más de 40 años al servicio de la educación pública no aceptó la inmoral propuesta del Ministerio de Educación porteño que pretendía que cobrase sin prestar tareas. 

Cuando vio su sueldo de julio depositado, no lo dudó: debía volver a las aulas a cumplir su función. En junio había sido ilegalmente “cesanteada”, sin sumario previo ni derecho de defensa, por proteger a los niños, niñas y adolescentes de un atropello policial. Tras el incidente, el centro de estudiantes del Mariano Acosta, con el apoyo de la rectora y de legisladores de la oposición, trabajó en la presentación de un proyecto de ley para regular la presencia policial en las escuelas.

Sin embargo, cómo sabe cualquier abogado, el pago de los haberes anula este acto arbitrario del gobierno y retrotrae la situación.

Fue emocionante el cerrado aplauso de docentes, auxiliares y alumnos durante el izamiento de la bandera. No sabemos cómo terminará esta lucha pero hoy se hizo un poquito de justicia. Quisieron humillarla y no pudieron. Quisieron comprarla y tampoco lo lograron. 

Ahora, esperamos que el Gobierno reflexione y permita que Raquel pueda terminar su carrera docente como corresponde: con la jubilación bajo el brazo y saliendo por la puerta grande de su segundo hogar.

 

Sin embargo, la situación cambió por la tarde cuando se presentó personal de la Dirección de Legales del Ministerio de Educación porteño junto con un escribano público y le informaron que no podía hacer posesión de su cargo ya que llegó la resolución de la Anses que dice que le salió la jubilación.

Los alumnos del nivel secundario se declararon en asamblea tras conocer la reacción del ministerio. “Hoy estamos en un conflicto serio porque los alumnos no responderían a las directivas del vicerrector”, dijo Papalardo.

También se convocó a las familias y al consejo directivo a una reunión en el patio del colegio para definir los próximos pasos en su defensa.

“Ella va a seguir trabajando hasta el 31 de agosto”, dijo Angélica Graciano, Secretaria de Educación de la U.T.E.. Según es tradición, el último día de trabajo de un docente la persona arría la Bandera acompañada por la comunidad educativa. “Eso es lo que pretendemos”, indicó.