Nieto 128

Publicado: 03 ago 2018
Comentarios: 0
Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron la restitución de Marcos, el nieto 128 en una conferencia de prensa en el local central de Abuelas de Plaza de Mayo, ubicado en Virrey Cevallos 592, 1º 2 de la Ciudad de Buenos Aires.
El nuevo nieto recuperado es hijo de Rosario del Carmen Ramos, quien en junio de 1976 fue desaparecida en la provincia de Tucumán por la última dictadura cívico militar.
Del acto participaron Ismael y Camilo, hermanos de Marcos que manifestaron un “agradecimiento infinito” al organismo de derechos humanos. “Gracias a todas las madres, abuelas que pudieron hacer algo impresionante en la búsqueda de mi hermano. Estoy muy emocionado”, expresó Ismael.

Ismael Suleiman es el hijo mayor de Rosario del Carmen Ramos y fue quien en 1999 se acercó a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) para denunciar el secuestro de su hermano Marcos, que fue identificado hoy. Pero Ismael también fue secuestrado y apropiado. Vivió un año en la casa de la familia de un militar. Y se escapó. En realidad, huyó dos veces. La primera llegó hasta la estación de ómnibus donde trabajaba su tío. “Volvieron y me recapturaron. Me llevaron a la casa, sufrí todo tipo de desmanes.” La segunda llegó a un hospital. También lo agarraron y lo castigaron. Pero los trabajadores de la boletería de la estación, con quienes había hablado, pudieron avisarle a su tío, que junto con su padre logró rescatarlo.

“Marcos y yo estábamos en una casa del barrio San Cayetano. Mi mamá no volvía. Había sido secuestrada. Dos días después, nos levantan a nosotros y a tres personas más que estaban en esa casa. Nos llevan a Tafí Viejo. Nos tenían en una finca, una casa colonial, había palmeras, eso es lo que recuerdo. Y que una mujer me saca de los brazos a Marcos. Desde ese momento no lo veo más”. Así relató Ismael la separación de su hermano, cuando Marcos era un bebé de cinco meses y él un nene de seis años.

Estela de Carlotto, ratificó que “se seguirá luchando por todos los nietos que nos faltan” encontrar.

“Como ven, somos poquitas Abuelas acá, somos cuatro. El resto ya no está, o está enfermita. Pero con nuestro equipo incansable de jóvenes que nos ayuda a seguir caminando, mientras tengamos vida seguiremos buscando a los centenares de nietos que aún faltan”, terminó.

 

En 2013 se recibió una denuncia que daba cuenta de la existencia de un joven que era hijo de desaparecidos, apropiado por una persona que estaba imputada por delitos de lesa humanidad en Tucumán, cuya identidad no fue revelada.