Nora Luján del Circuito Cultural Barracas, en Comunas un Desafío.

Publicado: 06 sep 2018
Comentarios: 0
Nos visitó en nuestros estudios de la AM690 K24, Nora Luján del Circuito Cultural Barracas, proyecto de arte comunitario, ámbito de trabajo colectivo para imaginar y producir ideas, valores y prácticas que sean puentes entre las diferentes realidades, generaciones y espacios geográficos de nuestra comunidad.<Somos parte del barrio de Barracas y construimos junto a nuestros vecinos desde el año 1996>, se presentan en su página.
Y nos aclara, “el nombre Circuito es que busca que el proyecto circule y atraviese los distintos grupos socioeconómicos y culturales del barrio. y una obra de teatro emblemática para el  Circuito y no solo de Barracas sino de la ciudad de Buenos Aires es el muy conocido <El Casamiento de Anita y Mirko>.”
“Nosotros justamente los que creemos en el Circuito y en la Red de Teatro Comunitario es que el arte es un instrumento de transformación social  y que nosotros como ciudadanos, como vecinos de nuestra ciudad, de nuestro país, tenemos el derecho de ser protagonistas, el derecho de tomar el arte y la cultura en nuestras manos. La cultura no es una dádiva como muchas veces se piensa, no es de arriba hacia abajo sino que la cultura la construimos entre todos y creemos que además sostenemos un pensamiento que de por si es transgresor que todo ser humano es creativo y que en nuestro caso todos somos capaces de actuar, de estar en una obra de teatro, de cantar, de hacer música, digamos tenemos que trabajar mucho para que eso suceda, de hecho lo hacemos, pero todos lo podemos hacer y a cada uno se le pide lo que puede, lo más que puede, pero todos tenemos un lugar y eso en sí mismo digamos es un empoderamiento, significa que nos estamos afirmando nosotros mismos y en nuestra capacidad y eso es bastante revulsivo en general.”, continúa.
Prosigue, “El Circuito Cultural Baracas está desde el año 96; yo anteriormente había hecho algún taller porque me gustaba (de juegos teatrales) pero digamos que en el Circuito no es y en general en el teatro comunitario no se solicita ningún tipo de conocimiento, nosotros vamos construyendo con nuestros coordinadores que si lo tienen y están muy formados, ellos nos orientan, nos enseñan, y nos van guiando en este trayecto.”
“A mí personalmente lo que me pasó fue que yo había visto varios espectáculos, vi el Casamiento, vi varios espectáculos de la Murga del Circuito y también del Catalinas, el Fulgor Argentino y demás y realmente la sensación que tuve siempre que esto conjugaba participación política en el sentido más amplio, no partidaria, sino política porque tiene que ver con involucrarse en una actividad comunitaria, transmitir lo que nosotros creemos a partir de lo que hacemos, transmitírselo a otros, incorporarlos en un espacio inclusivo, porque es para todo el mundo; no hay exigencias de ningún tipo y todos tenemos nuestro lugar los chicos, los grandes, los viejos, es absolutamente democrático; la voz de todos vale lo mismo, los chicos lo dicen, acá nuestra voz vale, porque sí porque son compañeros y somos iguales somos pares en ese sentido y por otro lado aportamos nuestras diferencias, nosotros los más grandes sabemos determinadas cosas los chicos saben otras cosas, los adolescentes otras, o sea hacemos un entramado y esto es profundamente político y a mi personalmente encontrar este espacio (yo siempre tuve inquietudes de tipo política-sociales)  donde podía conjugar todo eso, expresarme artísticamente para mí fue muy enriquecedor, trabajar de una manera muy diferente a la que se trabaja habitualmente predominando lo colaborativo y no lo competitivo; nosotros por ejemplo en el Casamiento, o en cualquier obra, sobre todo en el Casamiento (porque estamos festejando las 500 funciones y estamos de lo más contentos), nosotros decimos los roles no son de nadie, los roles son roles, los personajes son personajes y nosotros hacemos distintas versiones de hecho al ser vecinos justamente, al ser amateur ( lo hacemos por amor) pero no es que lo hagamos con menos exigencia de lo artístico pero si muchas veces algunos no podemos determinados sábados, algunos tenemos exigencias de otro tipo, familiares, etc, (yo actúo en el casamiento desde hace 11 años), es una experiencia impresionante, porque por un lado nosotros actuamos en forma amateur pero al mismo tiempo tenemos una formación bastante rigurosa nuestros coordinadores nos piden mucho, ensayamos mucho por lo menos una vez por semana, ahora que estamos por re estrenar Barracas al Fondo que es otro capítulo vamos dos veces por semana y cuando se acerca la fecha, toda la semana”, amplía demostrando gran cariño por lo que hace.
Agrega, ” estamos convencidos que si ,no es la única manera pero es una manera en la cual nosotros hemos encontrado y que de hecho muchos han encontrado porque los grupos han proliferado fuertemente donde justamente nosotros hacemos todo un trabajo para priorizar lo colaborativo antes que lo competitivo, eso no quiere decir que no surjan cosas, nosotros estamos atravesados por la vida y por las formas de vivir que hemos tenido en todo este tiempo pero realmente tenemos así como mucha conciencia que esto lo tenemos para desmantelar prejuicios”
“En el Circuito nos encontramos gente que en la vida no nos hubiéramos encontrado  probablemente porque provenimos de distintos ámbitos, porque hacemos distintas cosas, pero ahí nos encontramos y somos todos compañeros, por supuesto que después hay más amigos menos amigos ese es otro tema pero somos compañeros en el sentido de que todos estamos ahí nucleados con un mismo objetivo y tenemos una cantidad de <reglas>, que no están escritas, se construyen cuando las vamos haciendo digamos”, nos sigue aportando vivencias.
“Tengo una pequeña anécdota: yo hace muchos años que estoy en el Casamiento, hay un compañero que está hace un par de años, un compañero bastante nuevo que acababa de entrar y le piden que pruebe uno de los  personajes del Casamiento, este personaje se sienta al lado del personaje que yo estaba haciendo en ese momento bueno entonces le digo bueno mucha “mierda” porque era la primera vez que lo hacía y me dice bueno yo estoy haciendo un reemplazo de Juan Carlos, le digo no no vos no estas haciendo ningún reemplazo vos estas haciendo una versión acá no hacemos reemplazos porque no hay primeros actores, segundos actores, actores suplentes, vos haces tu versión que hoy la vas a hacer por primera vez y la vas a ir haciendo y la vas a ir perfilando a tu manera porque va a ser el mismo personaje pero vos le vas a poner tu característica; porque esto también tiene que ver con que es importante también la transmisión horizontal, esto es algo que yo lo aprendí de mis maestros, de mis coordinadores de Ricardo Talento, de Corina Buschiazzo, de Mariana Brodiano  de Los Calandracas que son el grupo que fundó el Circuito pero a la vez nosotros como integrantes tenemos la responsabilidad de transmitir horizontalmente las cosas que hemos aprendido y también de recibir la cosas que los compañeros nuevos traen, que nos refrescan permanentemente, cuando entran compañeros nuevos que siempre están entrando hay como una refrescada permanente porque uno se tiene que poner de otra manera, actuar con otro, acomodarse a otro estilo, y la verdad es que es muy enriquecedor”, amplía.
Y nos lleva un poco por la historia, “se suman adolescentes por oleadas, digamos, en realidad nosotros tenemos un sistema de ingreso que es todos los años se abre un día que viene siendo los viernes a la noche que es para los compañeros que quieren ingresar y al tiempo de ingresar vienen a ver la obra empiezan a ensayar algún personaje y se incorporan con un personaje que por ahí no tiene una exposición muy alta como para irse acomodando y después va probando algún personaje más fijo y se va dando ese intercambio y en realidad vienen de todas las edades, nosotros tenemos compañeros de más de 80 años y compañeros de 6 años, es decir, es una maravilla, cuando cumplen 80 le damos la Orden del Asombro, y además las motivaciones que cada uno tiene para venir son distintas y personales, yo en el 2002 fui a ver la obra por primera vez cuando vi los chicos del cordel decidí que este iba a ser mi lugar, además uno en el 2002 anda uno tan loco como un plumero que no me había decidido y más adelante en el 2008 ingrese al Circuito y cuando entré recibí esto, recibí ser muy bien recibida y al poco tiempo yo pude recibir a otros digamos, esta cosa de intercambio y de ida y vuelta y la otra cosa es que si hay compañeros que se van por distintos motivos siempre son bien recibidos; el Circuito es un hogar porque uno sabe que hay compañeros que pueden tener vicisitudes en su vida, van, vienen,eso es comunitario digamos, eso tiene que ver con la comunidad pero siempre van a estar bien recibidos en este lugar.”
“A mi personalmente lo que más me ayuda es a ser feliz, que no es poca cosa, y yo creo que la gente que esta feliz jode menos, uno tiene que estar atento y con las antenas paradas porque en algún momento pisas el palito, uno tiene que estar reviendo permanentemente que cosas hace, como las haces, que cosas ayudan al proyecto, que cosas lo taponan, que cosas son al divino botón entonces no hay que hacerlas directamente, que se yo el chusmerío ponéle, es una cosa que no sirve para nada, es obturador, ahora uno tiene momentos de chusmerío pero tenemos  claro que perjudica y entonces mejor no”, se sincera con nosotros.
Por último nos relata la historia <del Casamiento> y pormenores de esta exitosa obra de tantos años, “Mirko viene de una familia de rusos y Anita de una familia de tanos entonces se encuentran estas dos familias tan distintas y tensionan toda la obra con un cantidad de escenas de dificultades que tienen porque evidentemente no se llevan tan bien, no les gusta como es el otro, pero algo esta ahí, es que sus hijos se eligieron por lo tanto vamos a tener que apechugar esta situación, entonces bueno… no cuento el final; ya la vieron más de 50.000 personas  y hay gente que vino más de una vez. Hay que reservar, en general se reserva con una semana de anticipación, se llama por teléfono al Circuito Cultural, nosotros necesitamos una reserva pagada porque la entrada incluye comida, bebida y torta porque los espectadores son invitados al casamiento o sea son parte de la fiesta, no hay pared en el escenario nosotros actuamos en el medio de la gente, todo sucede en el medio de la gente todo el tiempo y la gente es parte de lo que sucede, hay escenas que obviamente están pautadas y hay partes en las cuales todos se divierten, participan, bailan, chusmean, charlan. Nosotros tenemos alrededor de 300 integrantes y en cada función actuamos 40 o 50 más o menos.
Las funciónes son los sábados a las 21 horas, en el Circuito Barracas, en Avenida Iriarte 2165 entre Vieytes y San Antonio, es Barracas al fondo y la duración es de más o menos dos horas, en realidad terminamos como a las 12 porque además cuando termina nadie se va.”
.
“El Casamiento no baja ninguna línea política, el casamiento en su forma esta planteando una posición que es que tenemos que lograr entre todos armar sociedades que tengan otros tipos de vínculos con el otro, más libertad, más confianza, más conexión y esta obra surgió en un momento terrible porque esta obra surge en el 2001 cuando la gente del circuito, que yo no estaba todavía, se planteo que hacemos en este desastre y se armo una fiesta justamente para crear un ámbito en el cual aunque sea por un rato nosotros podamos ser de otra manera.”, añade.
.
“El 23  de septiembre reestrenamos Barracas al Fondo que es un recorrido teatral en Barracas al Sur es en la calle y va los domingos a las 14 horas, ya lo venimos haciendo hace dos años y lo que estamos planteando acá es el tema de la marginalidad, de la caída de los sectores medios, en la caída en esta  debacle, de la falta de lugar en la sociedad para algunos sobre todo para los chicos y la propuesta que tenemos nosotros al respecto. Es una zona de Barracas que ni la gente de Barracas va porque cree que no se…esa cosa que se arma de ahí no vayas, ahí no cruces, yo ahí no voy, yo por ahí no paso, bueno nosotros pasamos, nos quedamos, estamos, y vamos con el público que además de nuestra actuación tiene un escenario que es Barracas, que es una radiografía del país.”, finaliza su visita.