Alejandro Otero, Economista, en Comunas un Desafío.

Publicado: 26 sep 2018
Comentarios: 0

Desde Comunas un Desafío nos comunicamos con nuestro amigo Alejandro Otero, Economista, profesor universitario y político para que nos aclare en pocos minutos este Presupuesto Nacional del 2019 presentado en la Comisión respectiva de la Cámara de Diputados.

“Hay dos cosas que son muy fáciles de entender para cualquiera porque recordemos siempre eso que decía Jauretche “cuando te hablan difícil de economía es que te están cagando”, así que vamos a hacerlo fácil.

La primera cuestión es que el presupuesto plantea un valor para el tipo de cambio que es semejante al del presente al del actual y por otro lado plantea, el mismo dato oficial, que la inflación va a ser 23 por ciento eso quiere decir que el dólar se va a retrasar 23 por ciento en el año, es muy poco sostenible eso porque las presiones hacia la devaluación serían enormes para que el dólar por lo menos acompañe la inflación cuando no un poquito mayor.”, empezó.

“El otro dato sencillo es el propio presupuesto dice que la inflación va a ser 23 por ciento, que la economía no va a crecer sino que va a decrecer o va a tener crecimiento negativo y dice que el déficit fiscal va a ser cero porque la recaudación va a crecer 41 por ciento, ahora como va a crecer la recaudación 41 por ciento, que está fuertemente atada a la evolución del nivel de actividad, de consumo, si el propio gobierno dice que el consumo va a decrecer y nominalmente la inflación va a ser de 23 por ciento; como va a crecer casi el doble si la economía va a decrecer, esto es insostenible, esto es para aquellos que dicen que es un dibujo efectivamente tienen razón.”, redondea la cuestión.

Pero continúa, ” lo que me parece más interesante de entender, que más allá que sea un dibujo, que lo es, y más allá que sea un presupuesto del ajuste, que lo es, porque ajusta en muchos sectores, este presupuesto lo que marca y eso si es cierto y no es ningún dibujo es un fenomenal transferencia de recursos hacia los acreedores del país. El evento, el factor, la cuenta que crece son los intereses de la deuda casi en 50 por ciento, crece 48 por ciento, van a significar casi 3 puntos del producto bruto, es decir que los recursos se están sacando de algún lado, se están sacando de la salud, se están sacando de la educación y se están transfiriendo hacia los acreedores del país, es decir este presupuesto consolida el modelo de expoliación del país vía endeudamiento (que vino a re inaugurar, porque esto le hemos vivido en otras épocas del país) el gobierno actual y que ahora lo consolida sacrificando al conjunto de la población para garantizar el pago de los acreedores que son unos de los grandes beneficiarios de este modelo económico; entonces más allá del dibujo, más allá del ajuste lo central a mi modo de ver es la fenomenal transferencia de recursos que implica a favor de los sectores más concentrados en particular aquellos que son acreedores del país vía la política de endeudamiento que implemento este gobierno.”

Sobre un cambio inconstitucional en el presupuesto que autoriza al gobierno a re negociar bajo las pautas del mercado financiero nos aclara, “la reestructuración dentro del ordenamiento constitucional en el área de administración financiera que nos rige permite al gobierno reestructurar deuda siempre y cuando sea beneficiosa para el país, es decir, no puede el gobierno reestructurar  en condiciones desventajosas y entonces ahí hallamos una modificación que está impulsando el gobierno que con buen criterio muchos sospechan que tiene que ver con eliminar esta rigidez, porque la verdad que algunas de las políticas de endeudamiento que están llevando adelante , como por ejemplo desarmar la  bomba de las <lebacs> y  transformar deuda en pesos en deuda en dólares, uno bien podría cuestionarlas por ser desventajosas para el país porque como sabemos no emitimos ni producimos dólares, cuesta bastante conseguir dólares, es decir que una deuda en dólares en principio difícil de pagar porque de algún lado hay que sacarlos, que la Argentina no produce y por otro lado en la medida que el dólar tienda a devaluarse es una deuda que se vuelve cada vez más costosa en pesos, que es lo que está sucediendo ahora; es la fenomenal devaluación se traduce entre otras cosas en que los intereses de la deuda se vuelven más gravosos porque el tesoro necesita dedicar cada vez más pesos para pagar la misma cantidad de intereses en dólares, es un tema a tener especialmente en cuenta e insisto es parte de esta política de endeudamiento.”

“El otro punto importante paralelo a este presupuesto, porque este presupuesto además se hace como tributo al FMI, es decir es el presupuesto que el gobierno lleva orgulloso ante las autoridades del fondo para poder conseguir o facilitar el acuerdo que se está gestionando para que el Fondo flexibilice algunas condiciones e incluso incremente la cantidad de fondos que va a destinar a la Argentina. La discusión que está teniendo el gobierno argentino con el Fondo (en cabeza de Caputo y que tanto fastidia a Caputo) es que el Fondo pareciera resistirse a que el gobierno liquide sistemáticamente los fondos que ingresan vía endeudamiento para sostener una supuesta política de estabilización del tipo de cambio vendiendo o colocando esos dólares al mercado, es decir entran los dólares como deuda los toma el Banco Central y el Banco Central para evitar que el dólar suba los liquida, los vende.”, subraya.

Y sigue con el tema, “como todos hemos visto este último tiempo a lo único que lleva esa política es al deterioro de las reservas porque los dólares que entran como deuda rápidamente se queman en el mercado tratando de mantener el tipo de cambio, fracasan en ese intento porque el tipo de cambio sigue subiendo, pero algunos los que logran hacerse de los dólares tienen la ventaja que dolarizaron sus activos y el país disminuye las reservas y además está más endeudado; esto es lo que está discutiendo el gobierno argentino con el fondo monetario, quiere continuar con esa política y fastidia a Caputo porque el fondo le dice: <no, no les estamos dando las reservas para ello, se las damos para otra cosa>, y él quiere continuar con esta política que debe considerar exitosa, no se entiende a juzgar por el resultado, pero continúa con esto,; esta política lo hemos visto más de una vez en la Argentina, que es la contra cara del presupuesto que comentábamos antes,  es la política de endeudar al país para financiar la fuga de capitales, esta política no tiene ningún beneficio para el conjunto del pueblo argentino lo que quedan son enormes descargas vía endeudamiento y por supuesto la alegría de unos pocos que son los que lograron dolarizar y fugar sus activos aprovechándose de esta política suicida que sigue el Banco Central en la actualidad y que ya lo hizo en otras ocasiones.”

Para finalizar la entrevista, dándole un marcado énfasis a sus palabras: “Sin duda frente a este “super martes” donde se tenía que renovar una gran cantidad de lebacs uno de los elementos que ayudó fuertemente al gobierno es que se difundió que era inminente la firma con el FMI y que este iba a generar mayor cantidad de fondos y entonces todos los titulares de los diarios salieron a aplaudir y a hablar de una situación de bienestar de la economía argentina y que en realidad se trataba de la mejora de algunos indicadores en el mercado financiero. Y con esto no hay que confundirse, los indicadores que importan a la mayoría (los propios datos oficiales me refiero) tienen que ver con el nivel de producción, los que tienen que ver con el nivel de empleo, los que tienen que ver con el nivel de consumo, los que tienen que ver con el nivel de inversión, los que tienen que ver con el bienestar, los que tienen que ver con el endeudamiento y con las cuentas fiscales externas del país, todos esos indicadores que afectan directamente la vida de la mayoría los datos oficiales lo muestran sistemáticamente mes a mes ¡¡¡ son horribles, todos son horribles, todos dan mal !!!, ahora que dieron bien estos últimos días algunos indicadores financieros: mejoró el riesgo país, se estabilizó el tipo de cambio, y mejoraron la cotización de los títulos, eso importa a un grupo muy reducido de sectores concentrados en la Argentina, que por supuesto van a estar contentos, si ellos tienen la posibilidad de seguir dolarizando y fugando sus activos a costa del endeudamiento del conjunto; ellos tienen motivo para estar alegres, la mayoría la verdad no tiene ningúno, más allá de las tapas de los diarios, que insisto no sabemos que celebran, más allá que festejan como si fuera una gran noticia para todos el cumpleaños o la fiesta de un pequeño grupo de argentinos.”