Día Internacional de la Alfabetización

Publicado: 08 sep 2018
Comentarios: 0

Celebrado por la UNESCO  cada 8 de setiembre desde el año 1967, insta a los gobiernos, instituciones educativas y a la sociedad civil a priorizar y luchar contra el analfabetismo, el cual es resultado,en buena medida, de las reestructuraciones económicas de los países que se acompañan de una disminución de gastos por habitante para la educación básica.

En este día se recuerda a los más de 100 millones de niños y niñas del planeta que están sin escolarizar y a los cerca de 771 millones de adultos que carecen, a día de hoy, de los conocimientos básicos de lectura y escritura.

Mientras que las sociedades acceden a la información y a la tecnología avanzada a grandes velocidades, en el mundo existen 870 millones de analfabetos de los cuales 500 millones son mujeres. A ellos se suman los 113 millones de niños y niñas que no tienen acceso a la educación. La situación futura no se proyecta mejor, ya que según estimaciones de la UNESCO, para el año 2010 la población analfabeta representara 830 millones de personas, es decir, una de cada 6 personas no sabrá leer ni escribir.

Por ello, las Naciones Unidas nombraron a la década 2003-2012 como el “Decenio de la Alfabetización”.

Según la UNESCO, cuando más de 90 por ciento de la población adulta de una nación está alfabetizada, se ha alcanzado la alfabetización universal o casi universal y cuando 70 por ciento de la población ha sido alfabetizada, se considera que el proceso es irreversible ya que cualquier persona analfabeta sentirá la necesidad de adaptarse al medio en donde predominan las personas alfabetizadas.

 

En los últimos 50 años se han dedicado grandes esfuerzos a erradicar el analfabetismo, a partir de una acelerada escolarización para la mayoría de las niñas y los niños en el mundo. En 1970 en los países en vías de desarrollo, 62.7 por ciento de cada 100 niños y niñas en edad de recibir educación primaria estaban inscritos en la escuela; en 2000 esta proporción se incrementó a 84.8 por ciento.

 

Generalmente, los analfabetos son los más pobres entre los pobres; el hecho de no saber leer ni escribir acrecienta entonces las inequidades sociales y además las de género, ya que más de la mitad de los que no saben lee y escribir son mujeres.

 

Las personas que saben leer y escribir dejan atrás para siempre la ignorancia y están más capacitadas para elegir y llevar una vida más plena. Son personas más libres, trabajadores productivos e individuos menos expuestos a la miseria. El desarrollo económico, el progreso social y la libertad de los seres humanos dependen del establecimiento de un nivel básico de alfabetización en todos los países del mundo.

Según la UNESCO una persona es analfabeta cuando no puede leer ni escribir una breve frase sobre su vida cotidiana. Sin embargo, a las cifras mencionadas al principio se unen centenares de millones de analfabetos funcionales, es decir, personas que saben leer y escribir una frase sencilla pero que no van más allá de eso.

Uno de los grandes desafíos que permanecen es la alfabetización de las mujeres, marginadas históricamente del acceso a estos conocimientos. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que la inversión en la educación de las niñas y la consiguiente capacitación de las mujeres se traducen directamente en una mejor nutrición, salud y rendimiento económico para sus familias, sus comunidades y, por último, para sus países. De hecho, resulta más eficaz incluso que la inversión en educación masculina.