Día internacional del síndrome de Asperger. 18 de febrero

Publicado: 18 feb 2016
Comentarios: 0

En 2007, se declaró el día 18 de febrero como “Día Internacional del Síndrome de Asperger”, hoy te decimos todo lo que debes saber sobre este padecimiento, para detección y tratamiento oportuno.

El Síndrome de Asperger fue descrito por primera vez por el pediatra austriaco Hans Asperger en el año 1944. Hoy, está reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un “Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) de carácter crónico y severo que se caracteriza por desviaciones o anormalidades en las capacidades de relación y comportamiento social”. Se enmarca dentro de los trastornos del espectro autista, y tiene consecuencias importantes -aunque variables- para los afectados en su desarrollo social, emocional y conductual del niño. Los niños con este diagnóstico, tienen severas y crónicas incapacidades en todo aquello relacionado con lo social, conductual y comunicacional. Ni cada niño es igual, ni todos muestran los mismos signos pero existen algunas características asociadas a este patrón de trastorno autístico.

Signos del Asperger
Las principales características clínicas del Síndrome de Asperger son:

  • Socialmente torpe y difícil de manejar en su relación con otros niños y/o adultos. Interacción ingenua, sencilla, unidireccional e inapropiada.
  • A menudo sin conciencia de los sentimientos e intenciones de otros. Falta de empatía.
  • Con grandes dificultades para llevar y mantener el ritmo normal de una conversación. Se altera fácilmente por cambios en rutinas y transiciones.
  • Literal en lenguaje y comprensión.
  • Muy sensible a sonidos fuertes, colores, luces, olores o sabores.
  • Fijación en un tema u objeto del que pueden llegar a ser auténticos expertos. Interés absorbente por determinados temas.
  • Físicamente torpe en deportes. Movimientos torpes y poco coordinados.
  • Incapacidad para hacer o mantener amigos de su misma edad. Pobres habilidades para hacer amigos.
  • Lenguaje pedante y repetitivo. Dificultades en comunicación no verbal.

Estos niños, además pueden tener:

  • Memoria inusual para los detalles.
  • Problemas de sueño o de alimentación.
  • Problemas para comprender cosas que han oído o leído.
  • Patrones de lenguaje poco usuales (observaciones objetivas y/o relevantes).
  • Hablar en forma extraña o pomposa Voz muy alta, o monótona.
  • Tendencia a balancearse, inquietarse o caminar mientras se concentran.