Marcha Orletti-Olimpo.

Publicado: 19 mar 2017
Comentarios: 0

Estuvimos en la Marcha Orletti-Olimpo del día 17 de marzo por las calles de los barrios de Floresta y Villa Luro.

Esta Marcha se realiza todos los años en días previos al 24 de marzo cuando se recuerda el Día Nacional por la Memoria, la Verdad y la Justicia y se recorren sitios emblemáticos de estos queridos barrios que recuerdan que allí se torturó y se mató a militantes sociales y políticos de la década del setenta.

El recorrido se inicia en Automotores Orletti, centro clandestino que fue “ocupado” por el denominado Plan Condor, que se encargó del exterminio de dirigentes y militantes que incluían a muchos extranjeros; saliendo de la calle Venancio Flores 3519 de Floresta se avanza por la avenida Rivadavia hasta la propiedad de la esquina de Yerbal y Corro donde en el llamado “combate de Villa Luro”, 150 militares se enfrentaron el 29 de septiembre de 1976 con María Victoria Walsh, militante montonera e hija del escritor, periodista y militante Rodolfo Walsh quien se suicidó luego de combatir más de dos horas.

Vicki Walsh estaba acompañada por sus compañeros Alberto José Molinas Benuzzi, José Carlos Coronel, Ignacio José Bertrán e Ismael Salame y según contó un soldado que participó del enfrentamiento “hubo un silencio, la muchacha dejó la metralleta, se asomó de pie sobre el parapeto y abrió los brazos. Dejamos de tirar sin que nadie lo ordenara y pudimos verla bien. Era flaquita, tenía el pelo corto y estaba en camisón. Empezó a hablarnos en voz alta pero muy tranquila. No recuerdo todo lo que dijo.”Ustedes no nos matan, nosotros elegimos morir’. Entonces se llevaron una pistola a la sien y se mataron enfrente de todos nosotros”.

Desde esta parada, luego de un breve acto donde entre otros habló Patricia Walsh, hermana de Vicki, la Marcha se dirigió hacia el laboratorio Roux-Ocefa cuya planta ubicada en la calle Medina 138 está tomada por sus trabajadores que hace más de seis meses no cobran sus salarios ante el vaciamiento patronal de la empresa. Luego de brindar la solidaridad a los que luchan por su fuente de trabajo se continuó hacia la plazoleta ubicada a pocos metros, que recuerda a las monjas francesas secuestradas en la dictadura militar Léonie Duquet y Alice Domon, situada en Medina, Moreto y Cajaravilla para desde allí terminar la movilización en el ex Centro Clandestino de Tortuta y Exterminio Olimpo de la calle Ramón Falcón 4250.

Desde allí y luego de la lectura de un documento se procedió a la desconcentración de las casi dos mil personas que se movilizaron en este 2017.

A continuación transcribiremos una parte del mensaje de Patricia Walsh hacia los concurrentes en oportunidad de la parada en la casa de Yerbal y Corro:

“Han pasado muchos años, hemos atravesado muchas luchas, pero la lucha por los derechos humanos, la lucha por meter en cana a los genocidas es una enorme lucha colectiva y compartida, es esa lucha la que nos da fuerzas para seguir, es esa lucha la que ya hace un tiempo atrás, algunas compañeras que están acá lo saben, me vienen reclamando que hagamos lo que todavía no hicimos: nunca se inició la causa judicial por los crímenes de la calle Corro, la vamos a iniciar compañeras y compañeros. Porque los testimonios que se han podido recoger en los últimos años sobre lo ocurrido en esta casa nos reclaman que no sólo recordemos, que no sólo homenajeemos, sino que tengamos un compromiso efectivo y militante con la Memoria, la Verdad y la Justicia.

No es un detalle secundario que en ésta casa, en ese operativo terrible, aquel día participara el Jefe de torturadores del campo de exterminio La Perla de Córdoba, hoy lo sabemos, estuvo presente, estuvo participando y tenemos los testimonios de soldados conscriptos que así lo cuentan, entonces es posible, es necesario avanzar con la causa judicial. A nosotros no nos va a temblar ni la voz ni el pulso para hacer lo que tengamos que hacer, conseguir los testimonios, llevarlos a tribunales, tratar de abrir el juicio a los genocidas y alguno de ellos como Barreiro que está preso en Córdoba pero todavía tiene que responder por lo que hizo aquel día en Yerbal y Corro”.